Consejos para obtener dinero y reducir gastos en Navidad

La Navidad esta a la vuelta de la esquina, la cuenta atrás ha empezado para empezar a pensar en regalos, ropa especial para las reuniones familiares o el dinero en metálico que hace falta para poder “dar estrenas” a algunos seres queridos.

Hace apenas unos meses estábamos disfrutando de unas merecidas vacaciones, sacudiéndonos la arena de la playa y ahora, ya están todas las repisas de los supermercados llenas de turrones, bombones y polvorones. Motivo por el que quizá el problema más común de estas fechas sea la falta de dinero. Y es que, los días de disfrute y de inicio de nuevo curso escolar “vuelta al cole” conllevan gastos extra que influyen en nuestra financiación en el último mes del año. Noviembre suele venir acompañado por un saneamiento de las cuentas pero, el despilfarro llega el próximo mes. Motivo por el cual, es necesario tomar algunas medidas urgentes de ahorro para evitar iniciar el año sin dinero.

Ahorrar es para muchos una acción fácil que requiere planificación y pequeños gestos. En cambio, para los que están fuera de este grupo de finanzas diarias, pensarán que son chorradas. Lo cierto es que llevar un mayor control de las cuentas así como tener una visión de previsión de gastos es fundamental para no quedarse en números rojos. Por supuesto, si el sueldo mensual es bajo el tema de apartar dinero suena a broma. Pero tener buenos hábitos ayuda a que dicha cantidad de más de sí:

    Ahorro

  1. Hazte con una hucha que no se pueda abrir sin romperla. En el cuaderno de ahorro del Kakebo, recomiendan el método de los 50 céntimos. Si cada día, como mínimo se introduce una moneda en el cerdito, se consigue un ahorro mensual de 15 euros.
    ¿No conoces el Kakebo? Se trata de una herramienta utilizada a diario por millones de japoneses para administrar su dinero. Es sencillo, práctico y muy fácil de utilizar y ¡puede convertirse en tu mejor aliado!
  2. Tupper “modo ON”. Sí, es un rollazo eso de comer en el trabajo, hacerse la comida el día anterior o levantarse antes para prepararla pero evitar comer fuera supone un ahorro importante (entre 66 y 80€ mensuales). Viéndolo así, no da tanta pereza, ¿verdad?
  3. Vicios. El tabaco es perjudicial para la salud pero esta claro que también lo es para el bolsillo. El coste de una cajetilla de tabaco cuesta 4,50€. Lo que supone, que si compramos una cada día, se tiene un gasto de unos 135€ mensuales.
  4. “Como en casa, en ningún sitio”. Organiza comidas, cenas o reuniones informales caseras junto a tus amigos. Lo mejor en este tipo de casos es que cada persona se encargue de traer una cosa: tortilla, botella de vino, algo dulce. De este modo, no nos alejamos de la vida social pero nuestro bolsillo se beneficia.
  5. Compras compulsivas. Una de las técnicas que mejor funciona y que forma parte de las recomendaciones del Kakebo, es la de apuntar en una lista aquello que se quiere con el precio y la fecha. Pasados 30 días, se revisa y si se continúa necesitando, en ese caso quizá no se trate de un gasto superfluo. Es un buen método para aprender a no comprar de forma compulsiva.
  6. Segunda mano. En casa contamos con ropa, accesorios y otras cosas que tal vez no se utilicen y ocupen espacio que realmente necesitamos. En ese caso, mediante los mercadillo de segunda mano, puede ganarse dinero a la vez que se hace una limpieza de todo aquello que no se necesite.
  7. Comparar. La costumbre de ojear catálogos se puede recuperar. No obstante, no es necesario obsesionarse ni ser tacaño, simplemente comparar precios con la finalidad de que nos ayude a reducir algunos gastos en la compra del supermercado o por ejemplo, en la factura del teléfono o de la luz.
  8. Si tienes confianza con tu entidad bancaria, pide un anticipo de nómina. Los importes ofrecidos suelen variar entre los 1.000 y los 6.000€.
  9. Si los consejos anteriores no son suficientes o si por el contrario, se precisa de financiación inmediata, las nuevas entidades bancarias que operan a través de la red pueden ser la solución:

  10. Consigue dinero extra al momento con créditos rápidos a corto plazo. Si estamos desempleados, en algún listado de morosos y necesitamos liquidez, se puede contratar un minicrédito para conseguir dinero extra. Los préstamos urgentes nos pueden venir bien para pagar facturas imprevistas, solucionar urgencias domésticas o tener liquidez para compras excepcionales.
  11. Reagrupar deudas. Unificando los préstamos de tarjetas de crédito, coche, préstamos personales, etcétera se pagarán menos intereses consiguiendo de este modo un ahorro considerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *