Cómo solicitar préstamos rápidos a través de Internet

El “boom” de los créditos rápidos ha provocado un aluvión de entidades crediticias online. Como consecuencia, cada vez hay más productos financieros para elegir con distintas condiciones. Motivo por el cual, cada vez es más importante seguir ciertos criterios con la finalidad de encontrar el que mejor se adapte a nuestro perfil: cuantía del préstamo, la finalidad del mismo, el tipo de proveedor de dinero rápido del que se trata, las condiciones que nos ofrece (si es gratis o no, si puede concedernos el dinero con ASNEF o RAI, si obtendremos la cantidad inmediatamente, etcétera). Llegado el momento, la primera pregunta que debe realizarse es:

Hola Dinero

¿Qué cuantía necesito pedir prestada?

  • Hasta 900€: si los gastos a los que se debe hacer frente no superan los 900€, la mejor opción es solicitar minipréstamos rápidos a corto plazo, hacer uso de alguna tarjeta de crédito o pedir un anticipo de nómina a nuestra entidad bancaria. Todo depende de saber qué opción nos ofrece las mejores condiciones y qué finalidad es la que queremos conseguir.
  • Entre 1.000€ y 6.000€: las nuevas formas de financiación online permiten conseguir mayores cuantías de liquidez: SpotCap, BigBank, T-Presta, Crosslend e incluso las tarjetas Visa Obsidiana o AvantCard. Aún así, también esta la opción de solicitar un préstamo personal o nómina en el banco en el que operemos de forma habitual.
  • Más de 6.000€: años anteriores, en estos casos, se recurría siempre para cantidades más altas a los bancos tradicionales. Ahora, las nuevas sociedades financieras que operan a través de Internet también ofrecen cuantías altas a precios económicos.

¿Cuándo necesito el dinero?

Dinero Rápido imagen

  • Ya: en este caso, los prestamistas privados son la mejor opción. Ahora bien, todo depende de la cantidad que necesitemos. En ese caso, deberá elegirse algún minicrédito rápido o para cantidades más elevadas, micropréstamos urgentes. Las empresas que conceden financiación urgente suelen responder a nuevas solicitudes en muy pocos minutos e ingresar el dinero en la cuenta bancaria del cliente en un tiempo récord de menos de 15 minutos. Si por algún motivo no quiere recurrir a esta opción, las tarjetas de crédito siguen el mismo tipo de trámite.
  • No se precisa de manera inmediata del mismo, puede esperar: en ese caso, deberemos guiarnos por otra clase de factores como pueden ser: trámite de solicitud, requisitos mínimos, cantidad a la que podemos acceder o plazo de devolución.

¿Cuándo recibiré el dinero solicitado?

Una de las características que más diferencia a las nuevas entidades financieras, que operan a través de Internet, son los tiempos de tramitación reducidos. A diferencia de los interminables trámites burocráticos de los bancos tradicionales, los minicréditos rápidos online se conceden en muy poco tiempo. En cuestión de minutos (no suelen superar los 15 minutos) se obtiene una respuesta a la nueva solicitud online y si el crédito es aprobado, se realiza la transferencia inmediatamente, sin esperas, sin avales y sin papeleos.

Eso sí, se recomienda realizar la solicitud en el horario laboral de la empresa crediticia ya que, aunque muchos prestamistas privados operan con algoritmos automáticos que procesan las solicitudes las 24 horas del día durante 7 días a la semana, otros no ofrecen este tipo de servicio.

Por otra parte, otro factor a tener en cuenta, es saber antes de contratar el minipréstamo con qué bancos opera la entidad. Si nuestra cuenta bancaria está en la misma entidad con la que suele trabajar el proveedor de créditos rápidos, recibiremos el ingreso en tan solo unos minutos. De no ser así, podemos llegar a esperar un máximo de 48 horas.

¿Qué finalidad tiene el préstamo?

En otras palabras, ¿para qué necesitas el dinero? El mercado financiero ha sabido renovarse adaptándose a las demandas de la sociedad actual ofreciendo créditos rápidos para un fin concreto como pueden ser micropréstamos para: comprar un vehículo (coche o moto), realizar alguna reforma necesaria en la casa, pagar un master o cualquier tipo de estudios y otros que no tienen una finalidad definida. De hecho, se tramitan sin explicaciones y sin papeleos. No obstante, si continúan habiendo dudas sobre qué tipo de producto crediticio elegir, se puede comparar entre ambas opciones eligiendo la que más nos beneficie a nivel personal.

Hola Dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *